Páginas vistas en total

miércoles, 26 de noviembre de 2014

EL PARQUE EL BOQUERÓN DE TONOALÁ


Las ocho regiones del estado de Oaxaca, representan un universo de diversidad cultural y de biodiversidad. Oaxaca es la reserva espiritual de México, justamente porque es un lugar en el que la Madre Tierra aflora su energía y ésta, impacta a todo ser vivo.


Dentro de la Región de las Mixteca, podemos encontrar un lugar verdaderamente maravilloso, que nos ofrece una muestra generosa del Patrimonio Cultural oaxaqueño, tanto cultural como natural.


En esta ocasión, invitado por el Ing. Juan Carlos Cirigo, AQUIOAXACA tuvo la oportunidad de conocer “El Boquerón”, que es un cañón en el que cruza el Río Salado en dirección al estado de Guerrero, para desembocar en el Océano Pacifico.


Entre dos inmensas masas montañosas de más de cuatrocientos metros de altura se crea una impresionante oquedad que necesariamente nos recuerda el famoso “Cañón del Sumidero” en el vecino estado de Chiapas.


Fue el General Lázaro Cárdenas del Río, quien presidiendo la Comisión del Río Balsas, mando construir un paseo de más de dos kilómetros de largo, que de la carretera se interna por el cañón con una serie de pasillos, algunos “volados” sobre grandes rocas que forman el paredón del cañón.


El paseo va al lado de los canales de agua que darán vida al sistema de regadío del Vale de Santo Domingo de ochocientas hectáreas. Se pueden apreciar las compuertas laterales que desfogan los excedentes de agua al río, y al final del paseo, una enorme represa, con una hermosa caída de agua.


A lo largo del paseo hay descansos, para apreciar las impresionantes vistas, además de espacios para hacer comidas campestres. Es un lugar para los amantes de la naturaleza, único en el estado de Oaxaca y a una hora de la Ciudad de Huajuapan.


El Boquerón resulta ser un lugar muy importante para los practicantes de los deportes de alto riesgo, las inmensas paredes del cañón resultan un desafío para los practicantes de la escalada y el rapel, y debido a que las paredes de estas rocas tienen pendientes mayores a los 70 grados de inclinación.


Recientemente, se ha creado “El parque Boquerón de Tonalá” como una área natural protegida que su extensión de salvaguarda es de tres mil 912 hectáreas compuesta de zonas montañosas con colinas redondeadas, cañadas, desfiladeros casi verticales y angostos valles fluviales que nutren al río Mixteco que atraviesa por el lugar.


Por un decreto presidencial el Parque El Boquerón de Tonalá se declaró patrimonio natural nacional para frenar y disminuir el deterioro de la biodiversidad y los recursos naturales de esa área. Ya que es un lugar que posee una gran variedad de plantas y animales, tanto endémicos como en peligro de extinción.


En especial, se debe de resaltar la recuperación del puma y el venado que se llegó a creer extinto en esta rica región. Es impresionante el trabajo que la sociedad civil ha realizado en la defensa de su Patrimonio natural a través de la iniciativa de don Manuel Cirigo, quien hace 25 años fundó El Consejo Municipal de Vigilancia de la Flora y la Fauna COMUVIFAF.


Llegando a la cabecera Municipal, se puede apreciar El Bosque comunitario “La Sabinera” que forma parte de la zona urbana de Tonalá, es un espacio de aproximadamente tres hectáreas con frondosos sabinos o Ahuehuetes de exuberante follaje y donde existen afloramientos de agua natural.


Este lugar fue utilizado por siglos por los habitantes como su fuente de agua potable. En efecto, a través de filtrar toda la montaña esta agua brota en el centro de la población y le da vida a centenarios sabinos, en un “bosque urbano”.


Muy cerca de ahí se encuentra la casa que habitó el General Lázaro Cárdenas y su esposa, doña Amalia Solórzano. Sencilla y rustica, como era el estilo del General. Estos dos personajes fueron muy queridos en la región y hasta la fecha muy bien recordados.





Otra de las bellezas culturales de Tonalá se encuentra en el Cerro de las Flores, en donde nuestros Viejos Abuelos dejaron testimonio de su sabiduría a través pinturas rupestres, únicas en México por sus diseños.


El Templo de Santo Domingo de Guzmán es del Siglo XVI y ha sido modificado. Muy cerca de él existen unas ruinas de otro templo, mucho más antiguo.


Sobresale en especial una hermosa capilla.


El Palacio Municipal y el mercado se encuentran al lado del jardín.


Este día nos tocó ver la tradición del “Toro de once”, de la fiesta de la Agencia Municipal de Santa Catarina, en la que se saca a pasear por las calles a un toro, que anuncia el inicio del jaripeo.



Si vista la Mixteca, aparte un espacio para disfrutar la riqueza cultural y natural de Tonalá.





sábado, 8 de noviembre de 2014

"La Casa de Cortés"


Esta espléndida construcción es una obra de finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII. Existe una disputa sobre el origen de la casa. Por supuesto que nunca la habitó Hernán Cortés dado que se construyó muchos años después de su muerte.


Sin embargo, se supone que su hijo Martín Cortés, “el criollo”, porque su primer hijo, también lo llamó Martín Cortés, pero éste fue hijo de Malinche, por lo que lo llamaban “el mestizo”. Pues bien, el criollo fue poseedor de una casa en el lote donde actualmente se encuentra la actual, que tal vez por eso le llama, “la Casa de Cortés”.


Actualmente en esta bella casona se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca MACO. Una más de las iniciativas culturales del Maestro Francisco Toledo, el gran benefactor cultural de Oaxaca.
   

La casa posee una fachada de dos cuerpos que aparentemente no guardan relación. El cuerpo inferior  presenta dos medias columnas dóricas estriadas, labradas en su tercio inferior, sobre las que se asienta un dintel adornado con una concha de gran tamaño.


El segundo cuerpo nos muestra un estilo y piedra diferente. Se trata de dos medias columnas helicoidales de orden corintio que enmarcan un balcón. Sobre él descansa una hornacina también entre columnas helicoidales a cuyos lados se disponen dos escudos de armas pertenecientes uno a la familia Pinelo y otro cuya atribución a la familia Lasso de la Vega es erróneo.


Algunos autores han querido identificar el cuerpo inferior de esta fachada con la portada de la casa de Cortés que trasladó Luis Ramírez de Aguilar. Es posible que de esa portada, que quedó abandonada, se aprovechasen algunos elementos para la construcción de ésta —las uniones del fuste de la columna así lo acreditan y, posiblemente, de ahí su denominación actual como "casa de Cortés"— pero los capiteles son diferentes de los que aparecen en el plano que levantó Juan de Aragón en 1688 así como la concha que la adorna.


Se trata por lo tanto de un aprovechamiento de materiales y no de una trasposición de la parte inferior de la portada. En cualquier caso es evidente que la suplantación del escudo nobiliario por un elemento naturalista (en este caso una concha) marcó la arquitectura civil de la ciudad como se puede apreciar aún y que en su momento sus dueños trataron de emular la gran casa construida por el conquistador en Oaxaca.


Finalmente diremos que es un espacio muy bello y muy bien cuidado. El gusto por la arquitectura se puede complacer plenamente, sin contar, por supuesto, de las obras arte que el MACO permanentemente exhibe, con una excelente y profesional museografía.  


  Información tomada de Fátima Halcón. Configuración Urbana de Oaxaca: La Casa de Hernán Cortés.http://institucional.us.es/revistas/arte/11/23%20halcon.pdf